(artículo publicado en La Comunicación de las Cosas)

Si hay algo que caracterice al Papa Francisco es su capacidad para llegar a la gente, para hacer su mensaje fácil y accesible a todo el mundo, y que sea compartido incluso con quienes pueden estar más alejados de la vida de la Iglesia (AQUÍ tienes un ejemplo). Desde el mismo día de su elección hace ahora tres años, Bergoglio supo respaldar sus palabras con acciones. Es un gran y potente comunicador.

Y el Papa, que es muy sabio, sabe aprovechar como nadie las nuevas potencialidades de la comunicación. Siguiendo al ritmo de los tiempos, el Pontífice está on line, adaptando su mensaje a los usos de las nuevas tecnologías, y potenciando su presencia en las redes sociales, hasta el punto de haberse convertido en “un auténtico fenómeno mediático”, como le ha calificado la revista Forbes. Veamos por qué.

TWITTER

Si bien es cierto que la cuenta de Twitter la heredó de su antecesor Benedicto XVI, el llamado “efecto Francisco” ha logrado batir récords. Su primer tuit, fechado el 17 de marzo, hizo que @Pontifex llegara a sumar hasta 10.000 seguidores a la hora. Y, desde entonces, no ha hecho más que crecer. Como destaca este reportaje de ABC, el Papa Supera los 10 millones de seguidores. Tiene 9 cuentas en 9 idiomas y sus mensajes se llegan a retuitear hasta 40.000 veces.

No en vano, nos encontramos ante el usuario de Twitter con más influencia en la red de microbloging, con casi 10.000 retuits por cada mensaje solo en su cuenta en español. Según el estudio Twiplomacy, de la agencia de comunicación Burson-Marsteller, el Papa es el líder internacional más influyente en Twitter por delante de Barack Obama, que aunque tiene más seguidores, sus mensajes no son tan retuiteados como los del Papa Francisco.

Quienes más retuitean sus mensajes son los jóvenes. Lógico, si tenemos en cuenta que son quienes más utilizan esta red social. Especialmente significativos han sido los tuits que publica el Pontífice tras aparecer una nueva Encíclica o similar, desgranando en tan solo 140 caracteres lo esencial de su mensaje. Como pasó con “Laudato Si”:

1

Y ha vuelto a pasar con “Amoris Laetitia”

2

INSTAGRAM

“Rezad por mí”. Con este simple mensaje publicado en 9 idiomas distintos, que recordaba lo que dijo en sus primeras declaraciones tras asumir el Papado en 2013, y acompañado de una foto arrodillado mientras oraba, inauguraba el Papa su cuenta de Instagram, la red social de fotos por excelencia, hace ahora justo un mes. El día de su puesta de largo, el Prefecto de la Secretaría de las Comunicaciones de la Santa Sede, Darío Viganó, explicaba que la intención de esta nueva presencia mediática era “ayudar a contar el pontificado a través de imágenes”, confesaba. “La intención es darle prioridad a los detalles, a esos aspectos que transmiten el mensaje de cercanía e inclusión que cada día Francisco tiene para con los demás”, según aseguraba en ‘L’Osservatore Romano’. El propio Papa, en una de las fotos que ya ha colgado en su cuenta, explicaba que la decisión de estar presente en Instagram obedece a la intención de trazar un nuevo “camino en dirección a la misericordia y al afecto de Dios”.

Así lo vivió junto a él el propio fundador de la red social, Kevin Systrom.

“Ver al papa Francisco publicar hoy su primera foto en Instagram fue un momento increíble. ¡Francisco, bienvenido a la comunidad de Instagram! Tu mensaje de humildad, compasión y misericordia dejará una marca duradera”

De nuevo, el “efecto Francisco” llegó como un huracán. Sólo veinte minutos después de su lanzamiento ya contaba con 10.000 seguidores. Tras publicar la primera imagen fue capaz de sumar más de 55.000 seguidores En menos de 12 horas consiguió un millón de seguidores. Algo que, por poner un ejemplo de alguien muy influyente en esto de las redes, a David Beckham le costó 24 horas. A día de hoy llega casi a los dos millones y medio. Y en tan sólo un mes. Hasta el momento, la cuenta tiene 40 imágenes publicadas, entre las que se incluyen también simpáticos videos con familias y niños. Pero, sobre todo, muchos gestos de cercanía y misericordia del Papa. El poder de la imagen completa a la fuerza de la palabra. Un gran acierto.

Un vídeo publicado por Pope Francis (@franciscus) el 15 de Abr de 2016 a la(s) 10:42 PDT

YOUTUBE

Sí, el Papa también es youtuber. Bueno, no es que se ponga en su habitación de Santa Marta a grabarse con una web cam. Desde hace un tiempo, el canal “El video del Papa” muestra cada mes un video que difunde las intenciones mensuales de oración del Pontífice sobre muy diversos temas: la Creación, la familia, los agricultores, … Es una iniciativa global de la Red Mundial de Oración del Papa, que de momento está funcionando a la perfección, por su calidad, su esmero y la belleza de sus imágenes, acompañadas de la voz y presencia del propio Papa.

OTROS MEDIOS

Hay una anécdota que ilustra a la perfección la relación del Santo Padre con esta nueva presencia mediática y nuevas formas de comunicarse. A bordo de un vuelo papal, una periodista de la agencia Efe le preguntó qué pensaba de los selfies, el Papa soltó una gran carcajada y dijo: “¿Que qué pienso? Es otra cultura. Me siento un bisabuelo. Hoy, un policía grande, tendría unos 40 años, me ha dicho: me hago un selfie. Y le he dicho: pero tú eres un adolescente… Sí, es otra cultura, pero la respeto”.

Otra cultura, desde luego, que el Papa se encarga también de poner en valor en el mensaje que ha publicado este año con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Esto piensa Francisco de la comunicación en redes sociales:

“No es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón del hombre y su capacidad para usar bien los medios a su disposición. Las redes sociales son capaces de favorecer las relaciones y de promover el bien de la sociedad, pero también pueden conducir a una ulterior polarización y división entre las personas y los grupos. El entorno digital es una plaza, un lugar de encuentro, donde se puede acariciar o herir, tener una provechosa discusión o un linchamiento moral. Pido que el Año Jubilar vivido en la misericordia «nos haga más abiertos al diálogo para conocernos y comprendernos mejor; elimine toda forma de cerrazón y desprecio, y aleje cualquier forma de violencia y de discriminación» (Misericordiae vultus, 23). También en red se construye una verdadera ciudadanía. El acceso a las redes digitales lleva consigo una responsabilidad por el otro, que no vemos pero que es real, tiene una dignidad que debe ser respetada. La red puede ser bien utilizada para hacer crecer una sociedad sana y abierta a la puesta en común”.

¿Y EL FUTURO?

Gustavo Entrala, responsable de la Agencia 101 (que está detrás de la cuenta de @pontifex) ya ha adelantado que “además de las cuentas que ya existen en Instagram, se están haciendo pruebas muy preliminares en Snapchat”.  Y en la última jornada formativa de IMisión él mismo afirmaba que ya hay un cierto avace para una posible presencia papal en Facebook. La barca de Pedro navega, ahora más que nuca, por el ciberespacio.

Anuncios