Los youtubers, conquistadores on line

(artículo publicado en Tribuna de Ávila)

De nuevo, un español se cuela en una de las listas publicadas por la prestigiosa revista ‘Time’. Y no, no se trata de Amancio Ortega como uno de los hombres más ricos del mundo. Hablo de El Rubius, un joven de 26 años, considerado esta semana por la publicación estadounidense como uno de los líderes de la nueva generación. “El conquistador online”, le llaman. ¿No sabes quién es? Entonces quizá deberíamos empezar hablando del universo de los youtubers y su influencia en la comunicación actual de los jóvenes.

YouTube, la plataforma de vídeos más utilizada del mundo, con 1.000 millones de usuarios únicos cada mes, se ha convertido en el espejo de la realidad de los millennials, al propiciar un importante cambio en la forma de consumir contenidos audiovisuales. Los jóvenes han apagado la televisión para encender ordenadores, smartphones y tablets, donde encuentran el contenido de entretenimiento que buscan a la carta. Es ahí precisamente donde encajan los youtubers: aquellos usuarios que cuelgan una serie de vídeos de una temática concreta; si su canal tiene un contenido bueno y atractivo para el usuario, éste puede suscribirse, como quien lo hace para su periódico favorito, y recibir alertas cada vez que un nuevo vídeo se ha subido. Un curioso sistema que ha propiciado que gente anónima con talento y, sobre todo, mucho tiempo libre se catapultase directa a la fama, convirtiéndose en referentes para un público determinado.

Yo misma sucumbí ante el fenómeno youtuber hace unos 6 años. Me enganché al canal de Isasaweis, una de las vlogueras (término acuñado para definir a quienes tienen un blog con vídeo) más influyentes de nuestro país. Sus trucos de belleza sencillos, tutoriales sobre cómo maquillarte, remedios caseros que todos podemos realizar… empezaron a despertar mi curiosidad. Pero fueron sus recetas de cocina las que terminaron por conquistarme. Confieso que más de una vez me han salvado de algún apuro en cenas familiares (el bizcocho de nata y nueces fue todo un descubrimiento). Y es que Isabel Llano nos cuenta cómo cocina al igual que podría explicárnoslo nuestra propia madre: paso a paso, con claridad de ideas y sencillez narrativa. Desterrados quedan, pues, los libros de recetas: ¡bienvenida sea la tablet en mi cocina!

Sin embargo, hay una parte de este universo que no termina de convencerme. Entiendo que esto es así por la diferencia generacional. Al igual que mis padres alucinaron cuando a mis 15 años me emocionaba por conseguir el mayor número de autógrafos de ciclistas durante la Vuelta a España (siempre he sido muy mitómana con el deporte, qué le vamos a hacer), a mí me pilla un poco mayor comprender la idolatría de los adolescentes por youtubers como El Rubius, Vegetta, o AuronPlay. Tampoco les cojo el punto a modas como el unboxing (vídeos donde elyoutuber abre delante de su audiencia un pedido que le acaba de llegar). Pero su éxito está ahí, lo que indica que la diferencia histórica entre personalidad joven y adulta tan sólo se ha adaptado a las nuevas formas de comunicación. Las (aparentes) bobadas que escuchamos a los youtubersen sus videos no son muy distintas a las que se podrían escuchar en cualquier grupo de amigos; simplemente a los adultos nos ha cogido un tanto por sorpresa la fuerza que ha adquirido este medio y las nuevas formas comunicativas que aporta. Estamos, por tanto, ante un fenómeno sociológico importante que es necesario estudiar en profundidad, ya que hablamos de cómo se están generando nuevos líderes de opinión a través de un canal de vídeo.

Veamos el caso con el que abría este artículo. ‘Time’ presenta a El Rubius como “una de las personas más famosas de las que nunca has oído hablar”. No en vano, es el octavo usuario de Youtube a nivel mundial, con casi 21 millones de suscriptores en su canal, superando a las cantantes Beyoncé y Lady Gaga juntas. Todos los días, cuatro millones de personas ven alguno de sus casi 600 vídeos, grabados en su mayoría desde su propio dormitorio o desde el salón de su casa. Vídeos, todos ellos, con un contenido totalmente banal, pero adictivo. Desde retos absurdos e hilarantes, hasta pruebas de videojuegos: todo tiene cabida en el universo de Rubén, idolatrado por cientos de miles de fans hasta el punto de la locura y la persecución en algunos casos. ¿Dónde radica su triunfo? Él mismo daba la clave en una de las pocas entrevistas que ha concedido: “la gente siente que soy su amigo. Lo que funciona es ser tú mismo. Es la diferencia entre YouTube y la televisión”. Ahí está la cuestión fundamental de todo youtuber: la cercanía, la empatía, el ver que quien te habla es alguien como tú, de tu misma edad, de tus mismos gustos. Estamos asistiendo a una democratización de la cultura, y nos guste o no, es el reflejo de nuestra sociedad. Hasta no hace mucho, la televisión tenía el monopolio a la hora de crear una estrella mediática. Las redes sociales y la proliferación de dispositivos móviles se han encargado de derribar esta barrera, y son los propios adolescentes quienes crean y descubren a sus ídolos directamente.

El youtuber, además, se ha convertido en un modo de vida para algunos de ellos. Traspasando las fronteras de la plataforma audivisual donde se han dado a conocer, los más influyentes han realizado numerosas incursiones en medios clásicos: protagonizando anuncios, vendiendo libros, o teniendo su propio merchandising. Es el caso, por ejemplo, de mi vloguera de cabecera: Isasaweis ha conseguido en estos años sacar a la venta tres libros de recetas y cuidados de belleza, ha presentado su propio programa en Antena 3, ha hecho incursiones en Canal Cocina, tiene su propia columna en el periódico ‘20 minutos’, y es invitada por casi todas las marcas a sus eventos promocionales; su presencia es la guinda de todas las tartas, porque la cercanía con sus seguidores asegura una difusión mucho más efectiva y beneficiosa para cualquier compañía que una gran campaña de publicidad. YouTube está creando nuevas estrellas, aunque no sabemos cuánto tiempo brillarán: los ídolos (catódicos o youtuberos) suelen tener fecha de caducidad. Mientras tanto, parafraseando la mítica canción de los 70, “YouTube killed the television star”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s