El reto de hacer periodismo local en un mundo global

(artículo publicado en Tribuna de Ávila) 

Cuando comencé a estudiar periodismo, hace ya algunos años, mis sueños pasaban por trasladarme a Madrid una vez finalizada la Licenciatura, y trabajar para algún importante medio nacional (preferiblemente radiofónico, claro); o quizá viajar como corresponsal a lejanos países. Sin embargo, como ocurre en muchas ocasiones, la vida te va mostrando caminos más interesantes que los que una estaba empeñada en trazar. Hablo del periodismo local, tantas veces denostado, menospreciado por muchos insensatos, pero que constituye no sólo la mejor cantera para un aprendiz de plumilla, sino el medio por excelencia para contactar con la realidad más cercana.

Y hoy quiero romper una lanza en favor de ellos, de los medios locales, de los que tanto he aprendido y sigo aprendiendo. En una sociedad como la actual, en la que prima la globalización y la deslocalización por encima de todas las cosas, no podemos olvidarnos de que toda persona necesita un sentido de pertenencia, de dónde somos, cuál es nuestra historia común, qué valores compartimos. No podemos dejar de mirar hacia lo global, pero siempre es interesante buscar un pequeño punto de encuentro donde no seamos invisibles en un océano de información.

El reto de los medios locales no es pequeño, pues intentan mantener visibles las necesidades y prioridades de sus vecinos, frente al conjunto ingente de informaciones globales impersonales. Esto es de suma importancia, porque de lo contario quedaremos vacíos del alma, sin capacidad de ser actores de nuestras propias vidas, relegados a meros consumidores; y estaríamos completamente desprovistos de los elementos necesarios para reflexionar y trabajar por una vida mejor para nuestras familias en nuestro entorno más cercano.

Porque hoy en día hay más información, pero esto no implica la existencia de una sociedad más informada. La pervivencia de los medios locales debe pasar por recuperar su seña de identidad más reconocible: debe redescubrir los renovados valores de la proximidad, convertirse en un verdadero espejo de los hechos más cercanos para que la audiencia pueda participar de una manera directa y clara en la vida de la comunidad en la que se asienta. Junto a ello, obviamente, una adaptación a los nuevos modelos comunicativos, al lenguaje multimedia, incorporando las tecnologías actuales y la creación de ediciones digitales. Y es que la tecnología, lejos de haber sido una influencia negativa para la prensa local, ha supuesto una nueva oportunidad de negocio, una diversificación de contenidos, así como la proliferación de nuevos medios digitales, capaces de llegar aún más lejos que los tradicionales.

Y es que realmente lo cercano está de moda. De hecho, el último algoritmo implantado por Google está reforzando las búsquedas locales: todo lo que tiene que ver con Ávila y su entorno lo potencia en las búsquedas que realiza el público abulense. O para los madrileños las noticias de Madrid. O para los malagueños las noticias de Málaga. Por mucha globalización que haya, lo local sigue siendo importante. El público demanda este tipo de informaciones cada vez en mayor medida, en parte debido al auge de Internet y las redes sociales.

Interesan todos esos temas humanos e interesantes, ajenos a la política, que un buen medio local sabe perfectamente cómo debe presentarlo a su audiencia. Interesan no sólo a los que viven en un ámbito geográfico concreto, sino también a aquellas personas que, aun estando lejos de su tierra, quieren seguir conectados a ella por su actualidad, sus informaciones, sus reportajes. En cierta manera, el periodismo local, con las nuevas tecnologías, se vuelve un poco más universal.

Y ojo, no nos engañemos: pese a los agoreros que pronostican un negro porvenir, el periodismo local siempre existirá. Cierto, hay dificultades de sobra conocidas por todos (principalmente, económicas y empresariales). Pero cuenta con un notable valor que asegura su supervivencia, que son sus profesionales. La pasión y dedicación de los periodistas locales es algo de lo que todos nos podemos enorgullecer. El interés por lo local está reviviendo la figura del periodista que cuenta, que interpreta y traduce, que se implica, que narra y que da cuenta de lo que pasa. Porque las noticias de nuestra ciudad, nuestras noticias, nos las ofrece gente como Mari Ángeles, Álex, Marta, Beatriz, Pepe, Helena, Mayte, José Manuel, David, Toño, Carlos, Luis, Patricia, Soraya.

Gente que dedica su esfuerzo a servir a los demás, a servir información, desviviéndose por ello, sin importar horarios ni vicisitudes. Aún queda mucho trabajo por hacer para que la información local sea valorada en su justa medida, pero si de una cosa estoy segura es de que, si hay buenos profesionales, la información será creíble y ganará en audiencia y difusión. Ellos son el motor del buen periodismo, del de verdad, del que curte y sirve. Del bueno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s