La tiranía de lo “smart”

(artículo publicado en Tribuna de Ávila) 

Queridos Reyes Magos:

Sí, ya sé que es un poco pronto para escribiros. En mi ciudad ni siquiera han puesto aún las luces de Navidad. El frío tampoco es que asuste demasiado. Pero bueno, dicen en los anuncios que hay que empezar a encargaros ya las cosas, que luego se nos echa el tiempo encima. Así que aquí estoy, un año más. Voy a obviar aquello de que he sido buena y todo ese postureo epistolar que os intentamos colar siempre. Más que nada porque esta carta es para exponeros una preocupación, una duda existencial que tengo con las modas de los regalos de ahora.

Mi princesa mayor quiere que le traigáis un dron con una muñeca encima. La enana quiere un peluche con cara interactiva, sensores de movimiento, y no sé cuántos trastos más. Todo sea para sumarlo a las tablets, bichos electrónicos, muñecas andantes y demás gracias con las que nos habéis deleitado en años precedentes. Y yo … pues la verdad que me haría buena falta un móvil nuevo, pero si no es posible, me conformo con una batería que aguante la tralla que le doy al pobre cacharro.

Y quien dice móvil, quiere decir mejor Smartphone. Porque parece lo mismo, pero realmente no lo es. ¿O sí? Aquí es donde me hago un lío. Tanto “smart”, tanto “smart”, termina por confundir al más pintado. Porque además del teléfono inteligente, tenemos Smart Watches que no sólo dan la hora, sino que te hacen sentirte Michael Knight llamando a Kitt (un apunte: menores de 30 años, por favor, consulten en la Wikipedia para saber el contexto). Tenemos Smart Brands para contar hasta los pasos que damos para llegar a la panadería. Hay Smart TV que lo de inteligente lo lleva en el interior, pues ciertos programas siguen teniendo el mismo nivel cultural de siempre, por desgracia. Existe ya el Smart Ball, un balón que promete registros instantáneos de velocidad, punto de impacto y trayectoria de disparo. Y existe también el Smart Tennis Sensor, para acoplar en nuestras raquetas y conseguir monitorizar los tipos de golpes y así llegar a ser como Nadal. Tenemos Smart Lockers, Smart Contracts, Smart Content. Es posible que alguna cocina tenga un Smart Fridge. Dicen incluso que mi ciudad va a ser una Smart City. Quizá.

Todo Smart. Todo inteligente. Todo muy moderno y muy “cool”. Sin embargo, la cuestión es saber si tanto dispositivo inteligente nos está restando inteligencia al resto. La evolución de la tecnología ha sido tan brutal, tan evolvente, que ya no sabemos movernos sin ella. Y miren, Sus Majestades: que mis hijas pidan trastos 2.0 que se parezcan más a robots que a la Nancy, tiene un pase; pero que los de Amazon hayan inventado un botón para poner en el cuarto de baño y pedir directamente el papel higiénico … como que no termino de verlo (¿se llamará “botón del Smart Paper”?). Porque a mí me da que la tecnología está evolucionando a un ritmo vertiginoso, pero los beneficios del uso de estas “Smart cosas”  no van tan rápidos ni son tan exagerados como prometen sus creadores. O eso, o estamos criando una generación de futuros vagos redomados que les cuesta hasta levantarse de la taza del váter.

Y claro, yo digo estas cosas y me tachan de apocalíptica, de carca. ¡A mí, que disfruto cada vez que me compro un móvil (perdón, Smartphone) descubriendo todas sus funcionalidades y tonterías varias! Pero, no sé, una cosa es que estos cacharros tengan su utilidad, y mucha, pero tampoco es cuestión de que nos vuelvan tan dependientes que no sepamos ya ni acostarnos por la noche sin medir nuestros ritmos circadianos (cuestión fundamental donde las haya).

Así que, este año, si no os importa, traed el dron para la princesa grande y el bicho electrónico para la enana. Y para los adultos, en vez de tanto “Smart”, regaladnos un poco de inteligencia y cordura para saber manejar la tecnología y que ésta no llegue a manejarnos a nosotros. Tampoco pido mucho, ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s