La Ballena Azul: una prueba más para la adolescencia

artículo publicado en Tribuna de Ávila) 

Piensa por un momento: ¿qué pasa si metemos en una coctelera un montón de hormonas adolescentes, miles de ganas de conseguir una aceptación social, y un desafío que parece conseguirlo? El resultado se sirve tan frío como el océano en el que habita el ser que da nombre a la nueva preocupación de los padres: el macabro juego de la Ballena Azul.

Si en los noventa fueron los juegos de rol quienes asumieron este papel de generadores de sensaciones fuertes para los jóvenes, ahora las redes sociales multiplican exponencialmente las ramificaciones de esta nueva y peligrosa moda que, dicen, ya se ha cobrado la vida de varios chicos en todo el mundo.

Para quien aún no haya oído hablar de la Ballena Azul, les diré que se trata de un “juego” que circula principalmente por grupos privados de Facebook, consistente en 50 pruebas que los participantes deben ir superando, y de cuyo resultado deben enviar fotografías. Comienza de forma muy inocente, como dibujar el cetáceo en cuestión, comer varios huevos cocidos. Pero enseguida sube la intensidad de los desafíos, exigiendo ver películas de terror 24 horas seguidas, hacerse cortes en los brazos, pararse en medio de una carretera, subirse al borde de un tejado, y, finalmente, pedirles acabar con su vida.

El nombre del “juego” no es casual. Las ballenas azules, cuando sienten que van a morir, se alejan del resto para fallecer en una playa. Macabra metáfora que se identifica de forma precisa con los sentimientos clásicos de los adolescentes: se sienten a menudo solos, creen que sus familias no les apoyan, y necesitan un cierto grado de reconocimiento social, sentirse aceptados.

El éxito de esos desafíos radica en que están basados en el reto. Un reto que lleva a los jóvenes a buscar sensaciones, a probarse poco a poco, reforzando su autoestima con cada logro conseguido. Tratan de demostrarse a ellos mismos y a los demás que pueden llegar a ser alguien. Paradójicamente les hace sentirse vivos, hasta que mueren.

Vale, ya he asustado bastante al personal. Y seguro que muchos están en estos momentos demonizando Facebook y diciendo lo malo malísimo que es usar Internet. Insisto en algo que he comentado anteriormente: esta clase de “juegos” existe desde hace mucho tiempo, y desgraciadamente creo que seguirán existiendo en un futuro. Culpabilizar de ello a las redes sociales es matar al mensajero, pero no erradicar el mensaje. Estos nuevos canales de comunicación es cierto que amplifican la difusión de estas pruebas hasta límites insospechados hace algunos años. Pero, míralo por otro lado: también sirven para que alertemos sobre ello y difundamos el conocimiento de estas prácticas tan dañinas, ¿no te parece?

No te descubro nada nuevo con esto: tener hijos y vivir preocupado son cosas indisolublemente unidas. No hay una receta mágica para que nuestro hijo no caiga en este u otro tipo de juegos. Como siempre he señalado en otros artículos, lo principal es educarles desde la infancia en un correcto uso de los medios que tienen a su alcance, para que sepan discernir entre lo correcto y lo pernicioso, entre lo positivo y lo perjudicial. Y siempre, siempre acompañarles en sus primeros pasos por la Red. No se trata de espiar, sino de aconsejar, de decirles que no acepten invitaciones de desconocidos, que no envíen fotografías sin control. Y, sobre todo, de fomentar un clima de confianza, comprensión y comunicación entre padres e hijos que nos permita estar alerta ante cualquier cambio extraño en sus conductas.

Porque la moda de la ballena pasará, pero vendrán otras iguales, o puede que más peligrosas aún. Por eso, el gran reto de la educación de nuestros hijos (también en redes sociales) es nuestro verdadero estímulo. Y créeme: son más de 50 pruebas diarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s